Soccer and language learning

Leo Van Lier, again

“I remember a visiting jazz musician speaking to my son’s music class in high school. I was outside in the hall (eavesdropping), waiting to pick up my contingent of car pool victims. The musician (a rather well known professional jazz performer) was just finishing his demo with some final words of wisdom. He said that students should think of music as a creative exploration, something that just flows. He felt that the students thought of music more as a rigid set of rules and formulas that had to be learned by heart, “just like mathematics and foreign languages. ” This was a quite interesting comment. Why should foreign language learning be equated with mathematics, rather than with, say, painting, or music, or soccer? After all, as I argued in the last chapter, language use requires an investment of voice, and there is an aesthetic element in language use from this perspective, in the same way that voice and identity are invested in music, painting, and even in more bodily activities such as soccer (and of course dance).”

Such a great and random find! I have been using the metaphor of soccer for language learning for a while now, trying to express its collective nature, its complexity, its embodiment, its unpredictability. It would be easier to think about it as going to the gym. We do need consistence. Goals. Repetition. And we benefit from coaching, recommendations, feedback. However, language is not an individual sport.

“After many years in which the world has afforded me many experiences, what I know most surely in the long run about morality and obligations, I owe to football.”  (Albert Camus)

Like soccer, language learning is based on unpredictable human interactions. The successful language learner has played many games and learned from them, creating a persona, an ethos, a pathos in the field, knowing how and when to pass the ball, to dribble, to improvise…

They have practiced improvisation and yes, “not improvising in the all-too-common and incomplete sense of just making stuff up and saying anything”.

An agency-promoting curriculum

Too bad I didn’t get to meet Leo Van Lier, soul of our Institute:

“A completely passive learner will not learn. A compliant (obedient, dutiful etc.) learner will learn, because he or she employs agency, if only at the behest of others. In this way learners who study a foreign language in school because it is required, will be able to have some success and to pass tests. However, in order to make significant progress, and to make enduring strides in terms of setting objectives, pursuing goals and moving towards lifelong learning, learners need to make choices and employ agency in more self-directed ways. In addition to autonomy and related characteristics, agency is also closely connected to identity, and this emphasizes the social and dialogical side of agency: it depends not only on the individual, but also on the environment. In the classroom, an agency-promoting curriculum can awaken learners’ agency through the provision of choices and the opportunity to work as a member of a learning community on interesting and challenging projects and puzzles (Allwright & Hanks, 2009)”.

Leo Van Lier (2010, p. 5)

Doblajitis

Hoy, en clase, hemos hablado del doblaje y de este cortometraje, Doblajitis.

Y me he acordado de un artículo que escribí para la revista El Duende  en octubre de 2004. No lo encuentro en la red así que voy a ponerlo aquí.

El doblaje: artesanía del engaño
El octogenario Salvador Arias nos descubre el doblaje como una mezcla artesanal de sincronía e interpretación. Arias arrancó los aplausos de Orson Welles por su doblaje de Ciudadano Kane. Ahora nos hace dudar: ¿Será el doblaje algo más que ese “maligno artificio” del que hablaba Borges?

“Prefiero la versión original. Y me gustaría leer a Tagore en su idioma original, pero como no lo conozco, tengo que utilizar las magníficas traducciones de Zenobia Camprubí. ¿No es lo mismo que se hace en el doblaje? Traducimos las películas que no se entienden en el idioma original”.

¿Y los subtítulos? “El subtítulo ahoga, ¿cómo voy a ver Hamlet con subtítulos? No se puede leer y ver la obra al mismo tiempo. Además, los subtítulos acortan las frases y no reflejan la realidad del guión como lo hace el doblaje”.

Lo dice Salvador Arias con su voz grave y la seguridad de un patriarca. Lleva más de 50 años frente a una pantalla y fundó, hace 30 años, la escuela más famosa del gremio.

Al pequeño estudio de Salvador Arias se accede por una puerta de madera tronada. El interior es igual de anacrónico. Poca luz, humo, celuloide y un proyector antiguo que plasma sobre la pantalla imágenes en blanco y negro. “Normalmente las productoras no mandaban copias en color para ahorrar dinero” revela Salvador. Allí el profesor Arias sienta cátedra de sincronía e interpretación, con alguna que otra escapada literaria entre los takes: tomas de 30 segundos, aproximadamente, en las que se divide un doblaje. Sus alumnos escuchan embobados e intentan colocar su voz en los labios del protagonista. No pueden despistarse. Cada segundo son 24 fotogramas. Si se adelantan 2 fotogramas, la toma ya no será válida. Sin embargo, más importante que la sincronización, es la interpretación y el estudio del personaje. Somos actores de doblaje, no dobladores, insiste Salvador.

Arias es la historia viva del doblaje español. Pocos años antes de su primer trabajo como actor de doblaje, en 1940, el gobierno de Franco decretó una ley por la que quedaba prohibida la proyección cinematográfica en otro idioma que no fuera el español. Fue un impulso definitivo a un negocio que ya contaba con el beneplácito de las grandes productoras de Hollywood. Desde entonces, el espectador español se ha ido acomodando al dulce engaño del doblaje. Su oído ya está habituado a la voz áspera de Rogelio Hernández (Jack Nicholson, Paul Newman, Marlon Brando, etc.) o a la carraspera de un antiguo alumno de Salvador Arias, el famoso Ramón Langa (Bruce Willis).

Esta adaptación del oído se reforzó con la llegada de la televisión, aunque su aparición “supuso un descenso en la calidad del doblaje”, afirma Salvador. Las series de televisión viven al día. “Necesité un mes para doblar Buscando a Nemo. Sin embargo, algunos capítulos de La ley de Los Angeles se grabaron en un día” nos cuenta el director de doblaje Eduardo Gutiérrez. Las grandes productoras de cine saben que un mal doblaje puede destrozar una película de éxito.

Mientras tanto, la VSO (Versión Original Subtitulada) sigue moviéndose en un porcentaje muy bajo de espectadores. Apenas un 10 por ciento de las salas madrileñas ofrecen las voces originales de las películas extranjeras. ¿Qué se pierde con ello?

En primer lugar, autenticidad. El actor trabaja tanto con su voz como con su cuerpo. Contra el argumento de la traducción que esgrime Salvador Arias, Jorge Luis Borges escribió lo siguiente:

“Ese argumento desconoce, o elude, el defecto central: el arbitrario injerto de otra voz y de otro lenguaje. La voz de Hepburn o de Garbo no es contingente; es, para el mundo, uno de los atributos que las definen” (Sobre el doblaje, 1932).

La traducción, además, no es ni puede ser fiel al original. El adaptador ha de cambiar el texto original para adaptar el idioma a los labios del actor y al contexto cultural del país. Por otra parte, el espectador de la versión doblada está desaprovechando una oportunidad única. La de practicar o refrescar el idioma en una academia que no cobra matrícula ni plazos. Sólo el precio de la entrada.  

Top Ten Spanish Sites

Here are some of my favorites sites for Spanish learning:

  1. Lyrics Training http://lyricstraining.com
  2. Spanish in Texas http://spanishintexas.org
  3. 20 Mundos http://www.veintemundos.com
  4. Linguee http://www.linguee.es  
  5. Profe de ELE http://www.profedeele.es  
  6. Spanish Dict http://www.spanishdict.com  
  7. Quizlet http://quizlet.com  
  8. Duolingo http://www.duolingo.com  
  9. Vídeo ELE http://videoele.com 
  10. Spanish Proficiency Exercises http://www.laits.utexas.edu/spe/index.html

From my list of 100 sites.